Beneficios para la salud


  • Relaja músculos doloridos y cansados.
  • Libera del estrés y de la tensión diaria.
  • Su piel se verá y se sentirá mejor; la sauna limpia y hidrata profundamente.
  • Revitaliza el cuerpo y la mente.
  • Excelente en la lucha contra los resfriados.
  • Nunca dormirá mejor que después de una sauna.
  • Ideal para mitigar dolor de espalda, artritis y dolores de las articulaciones.
  • Alivia la congestión nasal, del pecho y de la sinusitis.
  • Su uso regular disminuye la tensión arterial en personas con hipertensión.
  • Mejora la función pulmonar en personas con congestión en el pecho, bronquitis o laringitis.
  • Dilata vasos sanguíneos, aumentando la circulación superficial.
  • El estado artificial de fiebre estimula el sistema inmunológico y aumenta la producción de glóbulos blancos, anticuerpos y el interferón (una proteína antiviral con capacidad de lucha contra el cáncer).
  • Aumenta su pulso en un promedio del 50% para mantener la presión arterial normal lo que proporciona un ejercicio cardiovascular y un resultado metabólico similar a lo de un ejercicio físico.
  • Muchos spas utilizan saunas y baños de vapor junto con masaje para aumentar la circulación y ayudar en la lucha contra la celulitis.